top of page
  • Museo Carlista de Madrid

Los jefes-delegado del Carlismo, 1868-1968

Actualizado: 24 feb

Desde su inauguración, el Museo Carlista de Madrid lleva a cabo una labor de difusión de la historia del Carlismo. Y ello porque sólo se puede amar lo que se conoce, hasta el punto de que, en algún sentido, ambos términos, conocimiento y amor,  son mutuamente interdependientes.

Dentro de esta labor de divulgación, el Museo viene editando una serie de carteles, que presentan algunos aspectos de la historia carlista, y más específicamente de sus protagonistas. El primero de ellos fue dedicado a los reyes, pretendientes y abanderados de la dinastía, desde Carlos V de Borbón hasta nuestros días. Más tarde se editaron el de los santos, beatos y venerables siervos de Dios que fueron carlistas o simpatizaron abiertamente con la Causa, y otro dedicado a las personalidades del Carlismo durante los años de la II República, con especial foco en los oradores y propagandistas tradicionalistas.

Llega ahora el turno, en un nuevo cartel editado por el Museo, a los jefes-delegado que tuvo el Carlismo en su organización política, en el período de cien años que transcurren desde la Revolución de 1868 -llamada por sus fautores La Gloriosa-, que supuso en destronamiento de Isabel II, hasta las postrimerías del régimen de Franco. Es decir, durante el período en el que el Carlismo desarrolló con mayor intensidad su acción política.


Jefes-delegado de la Comunión Tradicionalista y Partido Carlista
Jefes-delegado del Carlismo 1868-1968

Durante el período considerado, el Carlismo actuó bajo distintos nombres -Partido Carlista, Asociación Católico-Monárquica o Comunión Tradicionalista, fueron los más habituales- y adoptó distintos modelos de jefatura, bien fuera a través de Juntas Supremas, Comisiones Regias o Jefaturas-delegadas, al frente de las cuales siempre figuró en último término un primus inter pares, fuera a título de jefe, presidente, secretario regio, representante del rey o jefe-delegado.

El cartel que ahora se presenta recoge la sucesión de esos hombres que dirigieron la acción política del Carlismo, en estrecho contacto con nuestros reyes, y a los que en último término hemos dado el título común de jefes-delegado, por ser éste el nombre quizás de más solera y especificidad carlista de todos los empleados a lo largo de ese siglo de comparecencia en la vida política. Junto a la fotografía y el nombre, se indica en cada caso el año en que fueron nombrados para el cargo, sin que necesariamente la fecha de finalización en el mismo sea la fecha del nombramiento del siguiente, dado que en algunos períodos los propios reyes asumieron directamente la dirección de la Comunión.

Esperamos que este nuevo cartel sirva para familiarizar a todos los interesados con la personalidad de aquellos hombres que hicieron de sus vidas ejemplo de entrega a la Causa de Dios, la Patria, los Fueros y el Rey asumiendo responsabilidades de mando y servicio, y estimule a un mayor conocimiento de la historia casi bicentenaria del movimiento político más antiguo de España.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page