top of page
  • Museo Carlista de Madrid

Una foto histórica de Alfonso Carlos de Borbón Austria-Este con los zuavos pontificios

Actualizado: 18 sept 2023


Don Alfonso Carlos de Borbón, sentado en el centro, con los zuavos pontificios en el verano de 1868

Don Alfonso de Borbón y Austria-Este, futuro rey Don Alfonso Carlos I de la dinastía carlista, nació en Londres el 12 de septiembre de1849, segundo hijo de don Juan de Borbón y Braganza -segundo hijo, a su vez, del rey carlista Carlos V-, y de doña María Beatriz de Austria Este, hija menor del duque Francisco IV de Módena.

Pasó los primeros años de su vida junto a sus padres y hermano Carlos en Módena y en la Corte de su tío Francisco V, que había accedió al trono del Ducado en 1846 sucediendo a su padre.

Ante la ola revolucionaria que recorría el continente, en 1848 el matrimonio y su entonces único hijo, se trasladó a Inglaterra, donde residía su tío el Conde de Montemolín -el Carlos VI de la dinastía-, mientras sus partidarios se batían en la Segunda Guerra Carlista en Cataluña y el Maestrazgo. Allí nació el nuevo infante, bautizado como Alfonso Carlos Fernando José Juan Pío.

En 1850 Don Juan y Doña Beatriz se separaron y Doña Beatriz marchó primero a Viena y en 1851 regresó con sus hijos a Módena, donde reinaba su hermano Francisco V. Allí Don Alfonso Carlos vistió el uniforme del arma de Artillería del ejército del Ducado, del que Francisco IV le había hecho teniente honorario cuando sólo contaba dos años de edad.

El 16 de junio de 1857 el papa Pío X impartió la confirmación al joven Infante en la catedral de Bolonia.

A partir de 1859, por temor al envite revolucionario que sacudía a la península itálica, la familia ducal entera -incluida Doña Beatriz y sus hijos- se vio obligada a refugiarse en Praga. En 1863, la archiduquesa se instaló con sus hijos en Venecia, al amparo del conde de Chambord, Enrique V de Francia. No encontrándose tampoco allí a salvo, pasaron a Austria, residiendo en Viena hasta 1867, y después en Graz, donde el infante Don Alfonso Carlos permanecería largos años.

En febrero de 1868, Don Alfonso Carlos, que contaba entonces dieciocho años, realizó un viaje a Tierra Santa, en compañía de su tío, el acaudalado Francisco V de Módena. Estando en el Santo Sepulcro en Jerusalén, tuvo la inspiración de dedicar su vida a la defensa del Romano Pontífice, ingresando como “zuavo de 2ª cl. por seis meses” -es decir, como simple soldado- el 29 de junio de ese mismo año en el cuerpo de los Zuavos Pontificios, que constituía entonces el ejército papal. Allí ascendió a cabo (11 de septiembre de 1868) y más tarde a sargento (21 de noviembre de 1868), prestando servicios de guarnición en Subiaco y participando después en maniobras militares en el Campo de Anibal y en el Monte de Falcone. [i]

Ascendido ya a subteniente -equivalente a nuestro alférez- en abril de 1869, el 20 de septiembre de 1870 Don Alfonso Carlos participó en la defensa de la Porta Pía frente a los bersaglieri de las tropas italianas, encuadrado en la sexta compañía del segundo batallón, de la que formaban parte también otros españoles. La acción supuso la caída de Roma y el final del poder temporal de los papas.

Apresado por los garibaldinos tras los hechos de la famosa "breccia di Porta Pia", fue puesto en libertad al poco tiempo, marchando a Vevey, donde se encontraba su hermano Carlos, proclamado ya Carlos VII por la reunión de notabilidades carlistas, y regresando después a Graz al lado de su madre. De allí partiría en 1871 para contraer matrimonio el 26 de abril de 1871 en el castillo de Heubach (Baviera) con su prima la infanta María de las Nieves de Braganza. El contrayente lució en la ceremonia su flamante uniforme de zuavo pontificio, en lo que constituía toda una declaración de principios.


La experiencia del joven Don Alfonso Carlos en los zuavos pontificios quedó recogida en unas interesantísimas memorias que el Infante redactó -en fecha que no conocemos- y que fueron publicadas en el periódico El Tradicionalista por el Marqués de Villores, a la sazón representante del rey en España, al poco tiempo de que Don Alfonso Carlos accediera al trono carlista, tras la muerte de su sobrino Don Jaime el 2 de octubre de 1931. Además de la copia existente en el Archivo Histórico Nacional, una reciente reedición las ha puesto nuevamente en circulación.[ii]


Un buen número de fotografías, incluida la de su propia boda, nos permiten conocer al entonces Infante y después rey Don Alfonso Carlos como zuavo pontificio.


Don Alfonso Carlos de Borbón, con uniforme de zuavo, y Doña María de las Nieves de Braganza

Se trata en prácticamente todos los casos de fotografías de estudio, a cargo de distintos fotógrafos, realizadas en Italia y en Austria, probablemente tanto para tener un recuerdo personal como para podérselas enviar a su madre, a su prometida o dedicar a algunos de los allegados y tradicionalistas que mantenían cercanía con la real familia.













Este conjunto ha quedado ahora enriquecido por la aparición en Italia, e incorporación a los fondos del Museo Carlista de Madrid, de un ejemplar original de la histórica fotografía que se incluyó en la edición de Espasa Calpe de 1934 del libro Mis Memorias de María de las Nieves de Braganza, con el único pie de foto de "zuavos pontificios" y que nos muestra al Infante Don Alfonso Carlos en el verano de 1868, muy poco después de incorporarse al ejército papal, y precisamente durante la realización de las arriba mencionadas maniobras en el llamado Campi di Annibale en Rocca di Papa, municipio situado a pocos kilómetros de Roma, en la zona de Castelli Romani.

Los Castelli Romani forman un grupo de municipios localizados a una corta distancia al sureste de la capital italiana, en las colinas Albanas, donde se encuentra la residencia veraniega papal de Castel Gandolfo, junto al lago Albano.


La fotografía de albúmina, de 15x22 cm y montada sobre una cartulina, muestra a un grupo de zuavos papales durante un alto en los ejercicios., entre los que aparece Don Alfonso Carlos sentado en el centro. En el letrero a la entrada de la cabaña puede leerse “Quinta de morena”.

Abajo puede verse la fotografía retocada para aumentar el contraste, que la original de albúmina ha perdido por efecto de la luz y de los más de 150 años transcurridos desde que fue tomada.


Don Alfonso Carlos con los zuavos pontificios en el verano de 1868

Junto a esta fotografía, la misma edición de Mis Memorias incluye otra fotografía cuyo pie de foto es "Don Alfonso Carlos en una tienda de campaña de los zuavos pontificios, en Roma", de la que nunca hemos localizado un original ni conocemos información adicional alguna.




Ambas fotografías recuerdan a otra similar en la que también aparece un campamento de zuavos, quizás del mismo tiempo, y que incluyó el periodista Silvio Negro en su libro de fotografías antiguas de Roma, con la diferencia de que en ella no aparece el Infante español.


Campamento de zuavos. Silvio Negro. Álbum romano

La fotografía cuyo original ha aparecido ahora pertenece a una serie de fotos tomadas por los hermanos de D´Alessandri y el fotógrafo Altobelli.

Los hermanos Antonio y Paolo Francesco D´Alessandri, nacidos en L´Aquila en 1818 y 1824 respectivamente, estuvieron activos en la fotografía entre 1856 y 1893. Su estudio, llamado “Fratelli D´Alessandri” y localizado en tres ubicaciones sucesivas en la ciudad de Roma, fue el primer estudio profesional abierto en la capital, gracias a la introducción del nuevo método de impresión llamado “colodión”.


Antonio D´Alessandri

El colodión es, una especie de barniz que se vierte líquido a las placas de vidrio y que sensibilizaba en nitrato de plata. La técnica exigía que los fotógrafos tenían que llevar consigo el laboratorio fotográfico a fin de preparar la placa antes de la toma y proceder a revelarla inmediatamente. El método permitió reducir el tiempo de exposición, abaratar costes y obtener copias a la albúmina, normalmente en pequeñas fotografías del formato tarjeta de visita.

La condición sacerdotal de Antonio D´Alessandri -que obtuvo dispensas para dedicarse a la fotografía-, le permitió fotografiar a prelados de la curia papal y a los propios pontífices Pio IX y León XIII, además de a miembros de la nobleza romana.


Pio IX fotografia por D´Alessandri

En 1862 fotografiaron por primera vez a los zuavos en el campo papal y más tarde, en 1867, en el campo de batalla de Mentana se convirtieron en unos de los primeros reporteros gráficos de guerra en Italia. Durante aquellos años realizaron numerosos retratos de zuavos pontificios, que acudían a su estudio para fotografiarse o eran fotografiados en grupo.


Grupo de zuavos pontificios fotografiados por los hermanos D´Alessandri
Fotografia de la breccia di Porta Pia (brecha en la muralla a la derecha de la fotografía), tomada por Ludovico Tuminello poco después del asalto de los bersaglieri, en septiembre de 1870

Bersaglieri italianos ante la brecha en la muralla junto a la Porta Pia, defendida por los zuavos pontificios

El reportaje realizado por Antonio D´Alessandri molestó al Vaticano, quien le revocó las dispensas, lo que llevó a su autor a abandonar el sacerdocio.

Paolo Francesco murió en Roma, en 1889 y Antonio en la misma ciudad en 1893, aunque su estudio fotográfico continuó hasta 1930.[iii]


En cuanto a Gioacchino Altobelli, nacido en 1814 y fallecido hacia 1878, fue otro destacado fotógrafo con estudio en Roma que usó también la técnica del colodión húmedo. Primero estuvo asociado con Pompeo Molins, de origen español, y más tarde, en 1865, se independizó creando su propio estudio, desde el que trabajó asociándose a otros fotógrafos, en este caso a los hermanos D´Alessandri. [iv]


Como interesados en la historia del Carlismo y sus protagonistas, celebramos la aparición de este importante e histórico documento gráfico original de quien fue uno de los más queridos reyes de la dinastía, y de quien, por tantos motivos, puede considerarse acabado ejemplo de caballero cristiano.


El Museo Carlista de Madrid vuelve a estar de enhorabuena.



Rincón del Museo Carlista de Madrid en el que se exponen la fotografía de Don Alfonso Carlos con los zuavos, e imágenes de la defensa de la Puerta Pia el 20 de septiembre de 1870






[i] Para detalles sobre la vida de D. Alfonso Carlos como zuavo pontificio, aparte de sus mencionadas Memorias, recomendamos la lectura del magnífico libro de Agustín Pacheco Fernández y Francisco Javier Suarez de Vega: Wills y el batallón de zuavos carlistas. Valladolid: Galland Books, 2019. [ii] Autoedición impresa por Amazon Great Britain sin dato alguno sobre fecha o autoría de la edición. [iii] http://losgrandesfotografos.blogspot.com/2018/09/fotografos-italianos-del-siglo-xix_20.html), [iv] https://www.icp.org/browse/archive/constituents/gioacchino-altobelli?all/all/all/all/0

316 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page