• Museo Carlista de Madrid

Don Carlos de Borbón en Argelia: ¿Una nueva fotografía del rey carlista?

Tras la finalización de la última guerra carlista en 1876, Don Carlos de Borbón emprendió una serie de viajes fuera de Europa, en los que visitó los Estados Unidos y México, Grecia, Turquía y otros países.

En una fecha sin precisar de 1879, realizó un viaje a Túnez y Argelia, visitando varias ciudades y llegando casi hasta la frontera de Marruecos. Apenas sabemos nada de ese viaje, ni quiénes fueron sus acompañantes. Conocemos, sin embargo, una fotografía que Don Carlos se tomó durante aquella turné, en la que aparece vestido de moro, en una prueba más de su afición a disfrazarse cuando la ocasión lo permitía. La fotografía en cuestión fue tomada en Argel por el fotógrafo Berthonier, y aparece publicada en el libro “Álbum fotográfico de Carlos VII”, del que son autores Víctor Sierra-Sesumaga y José Ignacio Ortega Villar. La fotografía reproducida procede de la que fue colección de Ramón Hernández Oter, que hoy conserva su familia, y está dedicada a José del Castillo “en recuerdo de mi viaje a África”, y fechada en 1879.


Fotografía de Don Carlos de Borbón en Argel en 1879

Todo lo anterior hace particularmente novedoso e interesante el hallazgo de lo que parece ser una nueva fotografía de aquel viaje, realizado gracias a las pistas proporcionadas por nuestro amigo Iñigo Pérez de Rada. La fotografía, realizada en albúmina en torno a 1900, según la estimación del comerciante, se encontraba a la venta como retrato del coronel de la Guardia Civil Francisco González Quevedo y Zumel, cuyo nombre aparece escrito en el reverso de la misma, si bien aparentemente en fecha mucho más reciente que la de la fotografía.

La teoría del propietario de la foto era que González Quevedo sería uno de los militares españoles que estuvieron en Marruecos en algún momento, entre los que era frecuente sacarse fotografías vestidos de moro para enviar a la familia. Según esa misma teoría, serían sus hijos o nietos los que, años después y contemplando quizás el álbum familiar de fotografías heredado, escribirían en el reverso indicando el nombre del retratado.


Supuesto retrato del coronel González de Quevedo que en realidad sería de Don Carlos de Borbón y Austria-Este

Texto en el reverso de la fotografía, probablemente muy posterior a la misma

En internet hemos encontrado alguna información sobre el mencionado Francisco González Quevedo y Zumel, en particular su condición de capitán de la Guardia Civil de la sexta compañía de la comandancia de Málaga que es destinado al escuadrón de la comandancia de Cádiz en 1889 y su posterior ascenso a comandante en el último lustro del siglo. Por fechas, es evidente que bien podría ser, en efecto, uno de esos militares que a finales del siglo XIX o principios del XX fuera destinado a Marruecos y se realizara la fotografía en cuestión, si bien es verdad que ya en aquellas fechas las fotografías en albúmina habían caído en un cierto desuso. La fotografía de albúmina, que fue la favorita de los fotógrafos durante mucho tiempo, empezó a ser abandonada a partir de 1895, si bien continuó fabricándose hasta 1930.


Sin embargo, otra teoría es posible: que el retratado no sea en realidad el coronel Francisco González Quevedo, sino que se trate de Don Carlos de Borbón y Austria -Este, el rey carlista Carlos VII, y que constituya un nuevo retrato vestido de moro realizado durante su visita a Argelia o Tunez. No sería la primera vez en que se hace una atribución equivocada del personaje que aparece en una fotografía, y especialmente cuando la misma se ha realizado a posteriori y por personas separadas del retratado quizás por más de una generación.

Existen más de cuatrocientas fotografías conocidas de Don Carlos de Borbón y Austria-Este, que abarcan todos los períodos de su vida, desde su adolescencia hasta su muerte. Varias de ellas fueron obtenidas en el período posterior a la conclusión de la guerra, a finales de la década de 1870 y comienzos de los 80, cuando Don Carlos vivió entre Londres y París y realizó la mayor parte de sus viajes, incluido el que le llevó a tierras africanas.

Naturalmente en estas fotografías la fisonomía de Don Carlos presenta variaciones en aspectos como la expresión de los ojos -siempre, por otra parte, tan característica-, el corte de pelo, o el largo de la barba, dentro de la unidad de tratarse de un mismo personaje.



Supuesto retrato del coronel González de Quevedo, en el centro, rodeado de retratos de Carlos VII del período 1876 a 1880

Cuando se comparan estas fotografías con la del supuesto coronel González de Quevedo, la similitud en la edad del retratado, el contorno y forma de la cara, las cejas, el perfil de la nariz, la barba y hasta la expresión de los ojos es tal que difícilmente puede concluirse que es otra persona diferente de Don Carlos.



Fotografías de Don Carlos c. 1880 mostrando la similitud de rasgos fisonómicos con la del supuesto coronel González de Quevedo (en el centro)


Comparación de la expresión de los ojos, y disposición del iris, entre dos de las fotografías anteriores: izquierda, supuesto coronel González Quevedo; derecha, Don Carlos.

Aún aceptando que nunca es posible la certeza al cien por cien, dejamos aquí testimonio de ello, pues en nuestra opinión la fotografía en cuestión -que ha pasado a formar parte de los fondos del Museo Carlista de Madrid-, puede ser, con mucha probabilidad, un nuevo e inédito retrato de Don Carlos obtenido durante su viaje a Argelia, complementario del hasta ahora conocido. Una fotografía que constituye una prueba más de esa afición del monarca carlista tanto a la fotografía, como a dejarse fotografiar con los atuendos más variados.

67 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo