• Museo Carlista de Madrid

Banderas en el Museo Carlista de Madrid.- Colección J. Urcelay

Actualizado: 30 de jul de 2019


Gala de corneta del Tercio del Alcazar

De las innumerables banderas de las guerras carlistas, la gran mayoría se ha perdido o se encuentra en paradero desconocido, especialmente las de la Primera Guerra, librada hace ya más de cinco generaciones. Otras se encuentran en los Museos, como el Museo del Carlismo de Estella –entre ellas la “Bandera Generalísima” del Ejército Real bordada por la Princesa de Beira- o el Museo del Ejército de Madrid. Algunas otras se conservan en colecciones privadas, como las procedentes del Museo de Recuerdos Históricos de Pamplona, que han parado en las colecciones Baleztena, del Partido Carlista o de la Fundación Jaureguitzar. Otras -especialmente éstas procedentes de los Tercios de Requetés de la Cruzada de 1936-, se conservan en paraderos diversos, como la Hermandad de excombatientes del Tercio de Montserrat, el Museo de la Hermandad de la División Azul, o la Congregación de San Fermín de los Navarros de Madrid, que guarda varias banderas de Tercios navarros.

La conservación de todas estas banderas , evitando su desaparición física, pero también su “desaparición moral” del ámbito comunitario, es una obligación a la que el Museo Carlista de Madrid no quiere ser ajeno, y a la que contribuye de acuerdo a sus modestas posibilidades, conservando las siguientes banderas de la última historia carlista:


Gala de corneta del Tercio del Alcazar

Formado por indicación de Fal Conde y del capitán de requetés González de Gregorio en el Sur y Sudoeste de Madrid en diciembre de 1936, con requetés de muy diversa procedencia. Las fuerzas reunidas con la denominación de Tercio de Requetés de El Alcázar se pusieron bajo el mando de Don Emilio Alamán, que sería su primer comandante. Lucharon en distintos frentes, incluida su participación en la decisiva batalla del Ebro y en el frente de Levante, participando al final de la guerra en los desfiles de la Victoria de Valencia y Madrid.

El gran pensador tradicionalista Rafael Gambra, que fue combatiente del Tercio del Alcázar, entregó la gala de corneta del Tercio al niño Javier Urcelay López en el acto celebrado en el Cerro de los Ángeles en 1999, como símbolo de la transmisión carlista entre generaciones. De este acto se hizo eco el ya desaparecido Boletín Carlista de Madrid, que publicó igualmente un pequeño reportaje sobre el banderín en su número 47, de Diciembre de 1999.

El reverso del banderín muestra la enseña nacional con el escudo de España bordado, conteniendo el Sagrado Corazón.


Bandera carlista de la 1ª Compañía del Tercio de Santa Gadea

El Tercio de Santa Gadea fue constituido en enero de 1937, con dos Compañías de Requeté alavés, que estaban en el Sector de Orduña, y con voluntarios de Burgos. Pasó a depender de Burgos, y, en agosto de 1937, ocupó el Valle de Mena y el Puerto de los Tornos. Pasó luego a Santander e intervino en la Campaña de Aragón y de Cataluña -Huesca y Lérida- y terminada esta fase paso al Centro, hasta el final de la Guerra.

El Tercio de Santa Gadea recogió en sus filas requetés de toda la zona norte de Burgos. Un primitivo núcleo fue el de la pequeña localidad de Quincoces de Yuso y otros del Valle de Losa. Se le unirían después otros grupos de requetés de Briviesca, Saucillo, Espinosa de los Monteros, Medina de Pomar y otras localidades del norte de Burgos. Por el contrario requetés de Miranda de Ebro combatieron en unidades alavesas.

La bandera del Tercio se conserva en la Hermandad de la División Azul de Madrid, y sobre ella apareció una crónica en el ya mencionado Boletín Carlista de Madrid nº 50, de marzo-abril del 2000.


Bandera de las Margaritas de Aragón

Bandera de las Margaritas –nombre de la militancia femenina del carlismo- de Aragón , del periodo de la II Republica como cabe deducir por el emblema con las flores de lys del reverso –más frecuentemente sustituido por el águila bicéfala o el aspa de san Andrés en periodo posterior- y el Sagrado Corazón integrado en el escudo de España, dispuesto por Don Alfonso Carlos. La bandera probablemente proceda de alguna sede de las Margaritas o de la Comunión Tradicionalista.

Bordada en seda y extremadamente frágil por su antigüedad, mide 87x125 cm aprox.


Bandera del Tercio de Santiago nº 8

El Tercio Santiago nº 8 formó parte del conjunto de 22 Tercios organizados en Navarra al comenzar la Guerra Civil de 1936-1939. Formado en Pamplona el 25 de Julio, tomó su nombre del santo del día. Al mando del entonces comandante Ildefonso Navarro, partió hacia Somosierra, por Burgos, para incorporarse a la Columna de García Escámez. Posteriormente pasó al sector de Navafría, a la orden de Rada. Sus efectivos consistieron en 6oo hombres entre los que se contaron 30 muertos y 120 heridos.

Los elementos constitutivos de este guion son habituales en las milicias del Requeté: paño blanco, águila bicéfala carlista, cruz de Borgoña, lises. la Cruz de Santiago alude a su denominación. Es probable que sea un guion de mando de un oficial de requetés de ese Tercio por las tres flores de lis que tiene.



Estandarte Radio Requeté de Campaña

Estandarte de Radio Requeté de Campaña, de la 1ª División Navarra, bordado a mano en doble raso e hilos de plata y oro. Tamaño 60 x 60 cm. Aunque pretendidamente provendría de una antigua sede provincial de la Comunión Tradicionalista de los años 60-70, en realidad es más probable que se trate de una réplica completamente nueva realizada en la actualidad.

El Tercio de Radio Requeté de Campaña nació durante el "Parón del Norte" cuando el frente se estabiliza en Vizcaya a principios de Octubre del 1936. El Tercio fue creado simultáneamente en San Sebastián y Vitoria por una serie de personalidades vascas vinculadas de antiguo con la Comunión Tradicionalista, que proporcionaron el primer material de transmisiones. A él se incorporaron requetés procedentes de distintas unidades –fundamentalmente los Tercios de Lácar, Montejurra y Navarra- así como algunos falangistas y miembros de Renovación Española que gozaban de la formación técnica en radio y automovilismo que la unidad requería.

Las secciones y compañías del Tercio, integradas en distintas unidades militares, participaron en los frentes del Norte, Guadalajara, ofensiva de Teruel y batalla del Ebro, ganando diversas condecoraciones colectivas.

Bandera-guion original del Tercio del Requeté del Santo Cristo de Lepanto , 3ªcompañia , que formó parte de la Comunión Tradicionalista de Barcelona en los últimos años 40 y los 50 del siglo XX.


Banderín Tercio requeté del Santo Cristo de Lepanto

Bandera-guión original del Tercio del Requeté del Santo Cristo de Lepanto , 3ªcompañia , que formó parte de la Comunión Tradicionalista de Barcelona en los últimos años 40 y los 50 del siglo XX.

Anverso con el lema Dios, Patria, Fueros, Rey y bordeando la cruz de Borgoña bajo corona real Reverso emblema de la Legión. Tiene unas medidas de 50,00cm x 50,00cm aprox. La corona tiene un relleno de algodón para darle relieve.

El tercio del Santo Cristo de Lepanto fue formado por requetés de Barcelona en la segunda mitad de los años 40 del siglo XX, realizando diversos campamentos y actividades, y desfilando en los aplechs carlistas de Montserrat.


Bandera Tercio de Nuestra Señora de los Desamparados

Original estandarte tradicionalista del Tercio de Ntra. Sra. de los Desamparados, de Valencia

con cruz de Borgoña 100x73cm Sucia y algo deteriorada por los años

La bandera perteneció al Tercio valenciano de Nuestra Señora de los Desamparados, formado antes de la guerra y que no salió al frente al fracasar el alzamiento en Valencia:

“Todos nosotros estábamos comprometidos con la sublevación, así que en la noche del 18 de julio, que era sábado, nos habíamos concentrado en la sede del Patronato de la Juventud Obrera de la calle Caballeros con la intención de apoyar al piquete de caballería del Ejército. Sin embargo, el capitán general de Valencia, que también se había comprometido a levantarse, al ser cuñado de Martínez Barrio, se dejó convencer para no hacerlo, y nos dejó en la estacada. Pasaban las horas y llegó al Patronato Fernando Roca, un albañil de la constructora de mi padre que era falangista. «Rafael —me dijo—, no se os ocurra salir armados a la calle, que los Guardias de Asalto os están esperando. Además, han traído refuerzos de Castellón». Comuniqué la noticia a Torrens, el jefe del Tercio, y junto a él y otro requeté decidimos salir a la Plaza de la Virgen a inspeccionar la situación nosotros mismos y, tras confirmar las sospechas, regresamos otra vez al Patronato. En esas circunstancias, ya sin capacidad de maniobra, Torrens decidió disolver la concentración. Un sacerdote que había allí presente nos dijo la misa y todos a nuestras casas, así que allí se terminó el Tercio de Nuestra Señora de los Desamparados” (Testimonio de Rafael Ferrando Sales, en el libro “Requetés, de las trincheras al olvido”).

Iniciada la contienda, el Tercio trató de reconstruirse en Zaragoza a partir de requetés valencianos, pero no llegó a actuar por presiones de la gente de la C.E.D.A. y de Falange de Zaragoza que querían organizar la Bandera de Falange Valenciana.

Probablemente la bandera depositada en el Museo no sea la del primitivo Tercio anterior a la guerra, sino de los años 50 ó 60 del siglo XX, época en la que el Tercio fue reconstituido por los carlistas valencianos que acudían uniformados y portando su bandera a las concentraciones de Montejurra y otras.


Bandera del Tercio de Cristo Rey

En el número 62 del Boletín Carlista de Madrid, D. José Luis Dohijo Sancristóbal, escribió una carta “Sobre el Banderín del Tercio Cristo Rey”, en el que explicaba con todo detalle el origen de la bandera:

“Puedo ofrecer datos sobre el banderín del Tercio de Cristo Rey, publicado en el Boletín de septiembre pasado, ya que fui cofundador de dicho Tercio en su reorganización. En enero de 1963, siendo Jefe provincial de requetés de Madrid José María Cruz de Beraluce, se reorganizó el Tercio bajo el mando del capitán Emilio Marín de Burgos. Concurrimos un buen número de veteranos e incluso algunos excombatientes de la Cruzada.

Se formaron dos Compañías, la primera mandada por el oficial Domingo Rodrigo y el alférez Wenceslao Maroto y la segunda por el teniente Julián Ferrari, siendo alférez de la 1ª Sección el granadino José Luís Labella. Aquí estaba el popular sargento Dodero, carloctavista, como yo y José María del Amo.

El banderín fue encargado por el capitán Marín en el establecimiento Navas, de la calle del Carmen, de la capital. La idea de los fusiles la dio el citado Emilio Marín a Jaime González de los Herreros, sobrino del fundador de la revista “Iglesia-Mundo”, Jaime Caldevilla. El capitán Marín dijo, lo recuerdo, que quería en el mismo “muchos fusiles, muchos fusiles”. Nunca se emplearon éstos , como es sabido, en las banderas de los Tercios que lucharon en la Cruzada. Yo personalmente lo recogí, pagando, creo, 5.000 Ptas, y lo llevé al hombro por las calles de Madrid hasta el Círculo. De los oficiales quiero recordar también, para honrar su memoria, a Juan José Teja, veterano montañés, a Klimenko, ruso blanco, del tercio María de Molina, Caballero Mutilado Absoluto, y al alférez Artemio Benavente, excombatiente. Así mismo recuerdo especialmente a los capitanes Mariano Lamamié de Clairac, lealísimo siempre, y al felizmente vivo el veterano Juan Manuel Elorza. No puede faltar mi emotivo recuerdo al capitán Guillermo de Padura, carlista y amigo, que se hizo cargo del Tercio en 1976”.


Banderín de mando del comandante del Tercio de Montserrat

Uno de los comandantes que a lo largo de la Cruzada tuvo el laureado Tercio de Montserrat fue el capitán Manuel Martínez Millán de Priego, que mandó el tercio durante un breve período en 1938. Su banderín de mando, bordado y regalado por las margaritas de Barcelona, es una de las últimas piezas entradas en el Museo. Junto a los colores del Principado, bellamente bordados, figuran las iniciales DPR y el rótulo Requetés de Barcelona. Una bella pieza, recuerdo de uno de los más heroicos tercios de la Cruzada.


Bandera de los requetés de Olite y de Ujue

La bandera de los requetés de Olite se perdió después de la guerra, conservándose sólo el escudo de la misma con el águila bicéfala. Con él, las carmelitas de Olite realizaron en los años 70 del siglo XX una réplica de la bandera original, que es la que se conserva en el Museo.

De la misma manera, se conserva una bandera, de la misma época y procedencia, perteneciente a los requetés del pueblo navarro de Ujue.

Ambas proceden del círculo carlista de Olite, ya desaparecido tras pasar unos años reconvertido en hogar de ancianos.

MUSEO CARLISTA DE MADRID.-

Colección J. Urcelay

Reservados los derechos. Museo Carlista de Madrid.- Colección J. Urcelay